Los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

Más realizaciones de hornos de barro

Seguimos con la presentación de más hornos de barro realizados por mis visitantes. Hace un momento recibí fotos del señor Miguel Ángel García desde Uruguay, Canelones, propietario del establecimiento "Alborada" dedicado a la cría de perros de raza Beagle y Cimarrón, ésta, única autóctona del País. ¡Un horno de barro no podía faltarle!

Me alegra mucho en constatar que además de servirse de los conceptos básicos evidenciados en mi sitio sobre la construcción del horno, interviene siempre, de parte de todos, una gran ingenio e independencia constructiva, con el resultado asombroso de un casi total éxito en su funcionamiento. Deduzco, entonces,  que hay que prestar poca importancia a las rígidas reglas y dar riendas sueltas a la propia inventiva.

El horno de barro de Miguel Ángel:

Fotos remitidas por:  Laura Bruno y Miguel Ángel García  alborada@internet.com.uy

 

Un horno de barro puede hacerse también con éxito sin Pasqualino.

Mensaje del señor Miguel Cartier

¡Hola Che ! ¿Cómo estás ? Vos sabés que empecé a construir mi horno de barro sin conocer de la existencia de esta página, y después de renegar como loco, lo terminé. Te comento cómo fue la realización del mismo: puede que ayude a algunos constructores a no renegar tanto con la construcción de la bóveda, que es lo más difícil, (...).
Luego de la construcción de la base de unos 2 x 2 metros, marqué el centro y clavé un clavo en el mismo, até un hilo al clavo y al otro extremo un clavito; a este hilo lo utilicé como compás, marcando la circunferencia del futuro horno, que también me sirvió para dar la altura a la bóveda. Marqué lo que iba a ser la compuerta y pegué la primera hilada de ladrillos, fue ahí cuando me puse a pensar, que para que no se cayera la bóveda tenia que tener algún soporte de adentro, así que empecé a ponerle tierra y a darle la forma que quería, que tuviera la bóveda terminada. Cuando quedó casi como una semicircunferencia y bastante apelmazada la tierra, comencé a pegar los ladrillos restantes, según la inclinación que le había dado a la tierra y haciendo también la compuerta. El resultado final fue que a los cuatro días de terminado, saqué toda la tierra que hacia de soporte por la compuerta y ¡no se cayo ! Luego lo revoqué con barro y pasto y hace como dos meses que lo estoy usando: cocinamos pollos, carne de vaca, verduras, tartas, pizzas, pan, empanadas, etc., pero, lo que mejor sale es la cabeza de vaca, es lo más delicioso que comí hasta ahora.
Con la bruja estamos preocupados, pues ya aumentamos unos cuantos quilos y tomamos vino como camellos...
Muchas gracias, (...) cuando haga revelar el rollo de fotos , te voy a enviar un par de ellas, para la envidia...

La receta de Miguel:

Cabeza de vaca al horno de barro

La primer cabeza de vaca fue todo un tema: los comentarios eran que había que condimentarla mucho, pero al ser tan gruesa no penetra el condimento, así pues, no me arriesgué, y la puse "cabeza abajo", es decir, al revés, y ahí sí que la surtí con tutti.

Con el horno ya recaliente, como hora y media larga poniendo leña, coloqué cuatro ladrillos que me sirven de base para la bandeja que contiene la cabeza ya condimentada. Ojo, hay que guardar brasas porque el tiempo de cocción es muy largo, ¡seis horitas papá!
Bueno, el condimento varia según paladar, así que, como nosotros no tenemos problemas, ni de paladar ni de estomago, colocamos lo siguiente: cebollas, ajos, ajíes, laurel, tomate, tomillo, albahaca, pimienta en polvo, aceite de oliva, aceite común, limón, y si se te ocurre algo más, ¡le pones!

Anteriormente preparar dos litros de caldo de verduras, agregar lo mencionado picado chiquito, condimentar sal y lo procesas hasta que quede bien líquido, luego colocar en una botella plástica y a ésta, perforar la tapa. Es el condimento que sirve para agregarle a cada tanto a la cabeza cuando la estás cocinando La cabeza, antes de colocarla al horno, se sala  normalmente; me recomendaron que no meche la lengua ni las quijadas, pues con el calor del horno se pueden desarmar ya que están muy expuestas. Salpicar con el "chimi" cada veinte o treinta minutos hasta que cumplir seis horas aproximadamente. A parte, preparar una cremita de ajo picado chiquito, roquefort y crema para acompañar los sesos, ¡hum!, se me llena la boca de agua...Bueno Che, (...) y saludos.

 

Esta vez, desde Bahía Blanca, una hermosa familia, la familia Fahn, en plena acción realizando su horno de barro.

¡Hola!
Es un placer comunicarme con ustedes, y cuando digo ustedes me refiero a Pasqualino y todos los "constructores". Me apoyé muchísimo en todos los comentarios y fotografías que se pueden apreciar en la página.

Realmente lo que disfruté haciendo el horno fue increíble, con la ayuda de mis dos hijos, Agustín y Julián, trabajadores "de abajo", como dice el abuelo. Ellos se prendieron en toda tarea que se presentaba: juntar paja y bosta de caballo, romper botellas para la aislamiento del piso, preparar el barro, etc.

Recuerdo la emoción que sentimos cuando encendimos el primer fuego, ¡ni hablar lo que fue el primer pollo!
Todavía estoy practicando con diferentes comidas, hasta ahora no falló ninguna. Les mando un gran abrazo y varias fotos que espero puedan ver.

Desde Bahía Blanca los saluda...
Luis Fernando

 

 

Desde Punta del Este

Construí un horno en Punta del Este con las indicaciones tan bien explicadas. Para formar la cúpula usé una maceta de cerámica muy grande, habiendo cortada la puerta y la salida para la chimenea. EL circulo formé con cuchillas refractarias y sobre éstas la bóveda con ladrillos comunes. Todo asentado en tierra refractaria. La terminación con muchas capas de tierra refractaria mezclada con paja brava y una capa alisada. ¿Tienes alguna receta para fijar el alisado contra la humedad? Estoy pensando en una pinceladla de látex, pero no sé como se comporta con el calor. El horno solamente tiene una protección al intemperie para largos plazos sin uso. Muchas Gracias...Germán.


Estimado Pasqualino, gracias por contestarme. Impermeabilicé el horno con un producto para ladrillos comunes a base de silicona de SICA.
Rechaza el agua y no absorbe humedad. Un amigo me hizo la foto, que
mando junto. Muchas gracias
Germán.

Febrero de 2006

 

El horno de Jorge González en Perú   El horno de Ricardo Girolimi en Neuquén, Argentina   El horno de Enrique Carlos en San Clemente del Tuyú, Argentina   El horno de Heriberto Formica en Ciudad Evita, Argentina   El horno de Miguel Ángel de Canelones, Uruguay   El horno de Miguel Bernárdez de Ourense, España   El horno de la familia Fahn de Bahía Blanca, Argentina   El horno de Germán de Punta del Este, Uruguay   El horno de Héctor Maselis de Valentín Alsina, Argentina   El horno de Beto Conca   El horno de Rubén y Walt de Las Vegas, USA   El horno de Sergio Memoli  en Junin, Argentina    El horno de Luis Humberto Gómez Yepes en el municipio de Guarne, Antioquia, Colombia    El Horno de Hernán Chanove, en Arequipa, Perú

 

 


Página anterior     Horno de Barro

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

Enviar correo a  Contacto  con preguntas o comentarios citando lugar de residencia.
Todos los derechos reservados  La Cocina de Pasqualino Marchese

Última modificación: 31 de octubre de 2017