Los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

La torre tanque

Bella, imponente, sólida. Mirándola desde abajo nos hacía soñar el cielo abierto y un panorama desconocido de Mar del Plata a todos nosotros que durante la semana trabajamos y solo disponemos de parte del sábado o tal vez solo del domingo para llegar a su terraza y extender nuestra mirada al horizonte oceánico, a las costas sur y norte, a las sierras entre llanuras. Digo que nos hacía soñar porque solo se permitía la visita de lunes a viernes en horario burocráticos.  Me sentí apartado y mal considerado un día libre que me propuse alcanzar su alto y tomar fotos para que ustedes pudieran apreciar.

Mi voz se alzó del conformismo; fundamentó la conveniente abertura los día domingos y feriados, especialmente en verano, y en invierno también, pues, las playas tienen otro encanto: la soledad.

El eco de mi propuesta llegó al señor Cordeu, integrante del Honorable Concejo Deliberante del Partido del General Pueyrredón al cual pertenece Mar del Plata, y al fin, se me comunicó que el buen sentido hizo que se abrieran las robustas puertas de la entrada a la torre también para los ocupados trabajadores y turistas de fin de semana. ¡Un hurra para todos!

La Torre Tanque, ubicada en Falucho y Mendoza,  en plena loma de Stella Maris, fue diseñada por el arquitecto Cornelio Lange e inaugurada el 30 de enero  de 1943. Se encuentra a 40 metros sobre el nivel del mar y tiene una altura de 48, 194 escalones y un ascensor para una veintena de persona para obviar el esfuerzo de la visita. La obra incorpora un depósito elevado para 500 mil litros de agua y un tanque al pie de la torre, para 13 millones de litros de reserva que abastece la zona alta circundante. Los arquitectos definen su estilo una mezcla de Tudor-pintoresquista y de inspiración nórdica(*).

Encontrarse sobre su terraza suscita una impresión distinta en cada uno de nosotros. A mí, particularmente, me lleva a un tiempo pasado, cuando el horizonte me pertenecía en cada momento. El soplido leve o el rugido tempestuoso del viento me fascinaba. Gozaba de una inmensa felicidad que mi cara se encontrara con él. Esta torre renueva aquellas viejas sensaciones.

 

Imágenes marzo de 2017

 

Una receta pintoresquista - Al comienzo de los añorados setenta, un ruboroso amigo solía frecuentar  mi boliche. Entre 'whishies' y un dulce acento británico, glorificaba un queso de su tierra de nombre Stilton(*). No eran tiempos para hacerle mucho caso, ni de saber de qué se trataba, llegando prontamente a su sustitución con un buen roquefort. Y me decía: lo mismo, no es lo mismo que lo mismo. ¡Vaya qué sabiduría!

Ensalada con queso roquefort o La ilusión del Stilton - Esta receta es similar a otras famosas adaptada a nuestra accesibilidad.

Ingredientes - Para una vinagreta: 3 cucharadas de vinagre de vino, 2 cucharadita de mostaza, 1/2 cucharadita de azúcar, 1 dl de aceite de oliva extra virgen, 1 cucharadita al ras de sal, 1 chalote,  pimienta negra. Agregado de nueces: 25 gramos de manteca, 1 cucharadita de azúcar, 200 gramos de nueces peladas y picada grueso. Vegetales: Endibia o lechuga cortada en juliana a lo largo, 4 manzanas verdes, 200 gramos de queso roquefort desmenuzado.

Preparación - En un bol pequeño bata ligeramente el vinagre, la mostaza y el azúcar. Agregue el aceite de oliva en chorros hasta que la mezcla emulsione, luego, el chalote picado, la sal y la pimienta recién molida.

En una cacerolita, derrita la manteca a fuego suave agregue el azúcar y las nueces picadas y revuelva suave y constantemente hasta que se pongan doradas. Transferir a un bol y dejar enfriar.

En una ensaladera ponga la endibia o la lechuga, las rojas de manzana, las nueces tostadas, el queso roquefort desmenuzado, condimente con la vinagreta y mezcle todo suavemente agregando sal e pimienta a gusto.

 

Ensalada mixta con roquefort y crudo - Otro cliente, vanidoso e italianófilo,  con ínfula de entendido, prototipo del "ingegnere",  con esta ensalada satisfacía todos sus aires de buen gourmet. Los ingredientes entre paréntesis hacen parte de las ilusiones de mi parroquiano.

Ingredientes - Para la ensalada: 250 gramos de radichio (radicchio rosso) cortado en tiras, 250 gramos de roquefort desmenuzado (gorgonzola), 250 gramos de jamón crudo cortado en tiras anchas (prosciutto di Parma), 1 docena de huevos de codorniz (quaglie) hervidos y cortados en mitades, 4 tomates para ensalada (pomodori) cortados en rodajas, 1/2 cebolla (cipolla) dulce y tierna cortada finamente.

Para la vinagreta: 4 cucharadas de vinagre blanco de vino, 1 cucharada de mostaza, 4 cucharadas de aceite extra virgen de oliva, 2 cucharadas de jugo exprimido de naranja, 1 cucharada de miel, sal y pimienta.

Rodajas de pan casero tostadas, frotadas con ajo y pinceladas con aceite extra virgen de oliva.

Preparación - Ponga todos los ingredientes de la ensalada en un bol grande, condimente con la vinagreta y revuelva suavemente.

Sirva la ensalada sobre las rodajas de pan, tipo bruschetta, o simplemente para acompañar.


 


El estilo

Podríamos llamar tudor-pintorresquista al estilo de origen inglés con cualidades plásticas que desde el año 1880 introdujeron los primeros colonos ingleses llegados a La Argentina por la construcción del ferrocarril. Se constituía en vivienda que usufructuaba el personal permaneciente largo periodo de trabajo relacionado con las empresas británicas. Se caracterizaban por muros altos de ladrillos rojos a la vista, techos a dos aguas de tejas planas, aberturas con arcadas en punta, bow windows con hermosos vitrales de formas cuadrangulares y con algún escudito heráldico, jardines alrededor, cerco frontal de mampostería sólida con portón y barras de madera. Interiormente, hall grande de entrada, cuartos espaciosos, todos con calefacción mediante chimeneas de importancia, pasillos revestidos con mayólicas esmaltadas de color verde inglés y ocres tendientes al rojo. En Mar del Plata estas casas se transformaron en verdaderas residencias de verano de la clase adinerada de Argentina. De sus apellidos tomaban el nombre las mismas. Intereses inmediatos de los años cincuenta hasta los ochenta y pico hicieron que desconsideradas piquetas destruyeran un pasado y una arquitectura espléndida. Políticos de sabanas y funcionarios con pocas raíces artísticas e históricas coadyuvaron a casi la total desaparición de un tesoro arquitectónico que hoy daría otra cara a un centro colmado de horribles edificios de celdas en horizontal.  Más tarde y en el presente, los pocos dueños de la ciudad siguen manejando a su antojo la arquitectura céntrica con el consenso servil de la mayoría de los honorables que nos representan.

 

El queso Stilton

Para los ingleses es "The king of Cheeses". Es un queso azul con Denominación de Origen Protegida, que se produce únicamente en tres zonas: Derbyshire. Leicestershire y Nottighamshire, elaborados con un código apropiado. Solamente seis queserías con licencia pueden elaborar este queso y sujetas a controles estrictos. Se elabora de leche de la zona previamente pasteurizada, con  cáscara propia, no es prensado, tiene delicadas venas azules que irradian desde el centro y un sabor "Stilton". Su nombre proviene de la ciudad homónima situada a 106 kilómetros, en auto, a norte de Londres, en el Cambrigdeshire, si bien nunca se lo hizo allí.

 

Mar del Plata, marzo de 2005

 

 

Atrás       

 

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

Enviar correo a  Contacto  con preguntas o comentarios citando lugar de residencia.
Todos los derechos reservados  La Cocina de Pasqualino Marchese

Última modificación: 12 de mayo de 2017