Los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

Principal Arriba Edith Gómez Índice Cocción alim Contenido

Carracedelo

El orujo Cocina y orujo La matanza La Magdalena Nuevas Las tradiciones Carracedelo

 

Carracedelo, es un municipio con 3530 habitantes ubicado en plena hoya tectónica del Bierzo, en el kilómetro 399 de la A6, entre los ríos Sil y Cúa, a mitad de camino entre los montes Aquilanos que separan el Bierzo y la Cabrera y la reserva natural de los Ancares que señalan la frontera entre León, Asturias y Lugo; a tres leguas de Ponferrada y otras tantas de Villafranca del Bierzo; flanqueado por dos enclaves "Patrimonio de la Humanidad": de una parte el fértil itinerario del Camino de Santiago, y de la otra la majestuosa explotación aurífera romana de Las Médulas.

El ayuntamiento agrupa otras localidades como: Posada del Bierzo, Villadepalos, Villamartín de la Abadía y Villaverde de la Abadía.

La  pequeña localidad de Carracedelo que apenas alcanza mil almas, es la cabeza de ayuntamiento y dispone de médico, farmacia, oficina de correos, tiendas, campos deportivos, piscina, locales para el ocio y la restauración, también servicios bancarios y religiosos.

En Carracedelo puede el viajero recorrer a pie decenas de kilómetros atravesando campos de frutales, tierras de tabaco y huertas de pimientos, tomates y patatas; aventurarse entre las frescas y mágicas umbrías rebosantes de vida, para comprobar con un poco de suerte las acrobacias de una familia de nutrias depredando alguna trucha o ejercitándose en el mero placer de zambullirse y culebrear bajo el agua; escuchar cuando avanza la noche el seguro lamento de una lechuza, emparentada ocularmente con la diosa protectora de Atenas y cuando la Aurora
(3) extienda sus rosáceos dedos desde el horizonte, oirá mil trinos de aves más pequeñas que acompañarán el despertar de ese viandante.

El patrimonio verde del que disfrutan los ribereños de los ríos Sil, Burbia y Cúa, representa uno de los más hermosos tesoros que legaron quienes nos precedieron y que se debe preservar sano para las generaciones venideras, porque esa pantalla arbórea es una factoría de oxígeno que limpia de partículas nocivas el aire que se respira.

Los amantes de la historia , la etnografía y del arte podrán sin necesidad de subirse a un automóvil, disfrutar del singular románico popular de la iglesia parroquial , de la tracería gótica del inmediato monasterio cisterciense de Carracedo y de los últimos molinos, lagares, mazos, pilones y palomares . Alejándose muy pocos kilómetros, el viajero encontrará alguno de los múltiples asentamientos castreños
(1) prerromanos, la llamada "Tebaida berciana" del Valle del Silencio, tierra de monacatos y anacoretas; rastrear otras iglesias, monasterios y hospitales por las múltiples sendas que confluyen hacia Compostela desde este profundo País ; sumergirse en la Alta Edad Media y palpar el arte y el mundo de la "Mozarabiya". Escudriñar en la misteriosa y fugaz Orden del Temple recorriendo el imponente castillo de los templarios de Ponferrada o subir hasta Cornatel, emulando a las águilas, y otear desde el cielo esta pequeña "Mesopotamia" de occidente.

El viajero también  puede curiosear en los pueblos y aldeas que atraviese, no solo las casonas y palacios bercianos, y lo pintoresco de Ponferrada y Villafranca, si no también la humilde arquitectura popular de las pallozas
(2) residuales, donde compartían techo animales y personas, y las masas de piedra y arcilla con enormes lajas de pizarra, abandonadas recientemente por sus moradores en docenas de pueblecitos a punto de morir.

En estas excursiones por la llanura o serpeando por la montaña, encontrará el caminante estimulantes recreos para la vista y no menor pozo para el espíritu, cuando recorra extensos campos de vides, planteles de chopos, sotos de castaños, robledales, manchas de alcornocal..., todos ellos caducifolios y cuyo ciclo de primavera y verano le obsequiará con toda la gama de verdes, adquiriendo la máxima policromía de ocres, marrones, rojos, violáceos, amarillos, naranjas, hacia mediados del otoño, para devenir desnudos, aterecidos de frío y solitarios durante el tiempo de la niebla, del hielo, de la nieve, de la escarcha y de las noches más largas.

En este país, los amantes de la buena mesa disponen de gran variedad de productos de huerta en la llanura, sabrosas carnes de la montaña y afamados suidos criados en las primeras rampas del somontano. En este sentido gozan de la denominación de origen los pimientos, manzana reineta, las castañas, el botillo y los vinos del Bierzo.

 

Sintetizado de una presentación de Francisco Javier Prada Fernandez, escritor residente en Carracedelo.

.

Ubicación geográfica de Carracedelo, Villadepalos, Ponferrada.

 

El turismo rural

La descripción que hace Javier de Carracedelo nos invita a unirnos a todos aquellos que deseosos de tranquilidad, de restaurar el espíritu y el cuerpo, buscan el lugar y el entorno para sentirse a su gusto, volver a la conversación pausada, a escuchar relatos de gente simple sobre hechos y mitos, retornar a viejos gustos, al deleite del paladar, sentándose en mesas sobradas de productos sanos y genuinos de las huertas vecinas o del mismo anfitrión con el encanto de lo rural y tradicional.

Javier es uno de estos restauradores que con apenas suficientes recursos materiales y muchos intelectuales y demás afectivos, ha desarrollado un pequeño complejo para integrarse al turismo rural del Bierzo. Yendo a una de mis presentaciones podrá encontrar su "Cornatelia", con toda la oferta y prestaciones de la Casa.

 

La Gastronomía

La cocina de Carracedelo es muy similar a la de sus vecinos y del Bierzo, sin embargo la recetas que aquí voy a incluir tienen el sello de sus habitantes y la idéntica bondad de las ofrecidas en los pequeños establecimientos gastronómicos del pueblo.

La extensa descripción de la cocina berciana que leerá a continuación es obra de nuestro amigo Javier, por el momento sólo una primera parte, con el compromiso de completarla. Vaya a...

La Cocina Berciana

de las cuatro estaciones y los doce meses del año

 

(1) - Castreño, ña.1. adj. Natural de Castrojeriz, de Castro Urdiales o de Castro del Río. U. t. c. s.2. adj. Perteneciente o relativo a alguna de estas localidades de las provincias de Burgos, Cantabria y Córdoba, respectivamente, en España.

(2) - Pallaza (o palloza).1. f. Construcción en piedra, de planta redonda o elíptica con cubierta de paja, destinada en parte a vivienda y en parte al ganado.

 (3) - Los ojos de lechuza de la diosa Atenea y los rosáceos dedos de la Aurora son expresiones homéricas en La Ilíada.

P.S. - He querido integrar la página de Carracedelo a la de Villadepalos por ser este pueblo el primer que elegí y a imponerse cada día más en el conocimiento de las innumerables pequeñas localidades de la península ibérica. Volver a lo bueno y lo sano para nuestra vida es descubrir lo que todavía está intacto e incontaminado por los vicios de la modernidad y las puras quimeras publicitarias que llevan a nuestro espíritu camino a la insatisfacción y al aburrimiento. En todo caso no se trata de darle más importancia a uno que al otro, es solamente, si me lo permiten, cuestión de amor, del primer amor.

 

Carracedelo estará también en Pueblos de León

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

 

Principal ] Arriba ]

Enviar correo a  Contacto  con preguntas o comentarios citando lugar de residencia.
Todos los derechos reservados  La Cocina de Pasqualino Marchese

Última modificación: 31 de octubre de 2017