Los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

Principal Arriba Glosario Índice Novedades Contenido

Las parrillas

Las parrillas El horno de barro Sobre carne Sobre asado El corte de carne Las milanesas El mate El dulce de leche

 

Las parrillas

y los artefactos para asar

 

Consideraciones   El fogón   La simple parrilla   Comodidades y accesorios   La parrilla perfecta   Las grandes parrillas comerciales   Los asadores comerciales   Los asadores improvisados   Las parrillas transportables   La parrilla carrito   El tanque parrilla   El tutor   La parrilla en un departamento   La parrilla y la arquitectura

Galería de planos   Galería de las parrillas

Un asado de un primero de mayo 

Recursos para encender leña y carbón

 

El quincho de Juan Miguel Robledo

de Caleta Olivia, Santa Cruz, Argentina.

 

Las parrillas construidas por los visitantes

 de

La Cocina de Pasqualino Marchese 

 

Se asa desde las noches de los tiempos, desde el descubrimiento del fuego. Desde entonces el hombre se la ingenió para inventar un soporte y distanciar el alimento de las llamas. No todos conjugaron armoniosamente los dos recursos… He visto italianos quemar a  vivas llamas de una enorme pira, los buenos chorizos de cerdo para una fiesta campestre en honor al santo patrono del lugar. He asistido a la quema de excelentes chernas sobre una improvisada rejilla de heladera con llamas humeantes de madera ocasional cualquiera. Más, asarse el mismo asador. Y todo un aire de pánico e incertidumbre invade el lugar, nunca a ciencia cierta se sabe lo que se va a comer y en que grado de carbonizado.
Muy distinto de la paz, la tranquilidad, la sabiduría y el logro certero, que reina en los asados criollos, y otros aires: de fiesta, de encuentros, de charlas, de vinos y salamines…


Sin querer pecar de fanatismo y con todos los sentidos de la imparcialidad, he llegado a la conclusión que quienes han armonizado con sabiduría, el fuego, o mejor, el calor que genera el fuego, y la cocción de la pieza a asar, es el argentino. Cualquier utensilio que emplea es puramente casual, un palo con estacas, una cruz de hierro con barras regulables y ganchos, simples enrejados, parrillas regulables, sofisticadas parrillas, y hasta camas de hierro en desuso para grandes eventos y para cientos de personas. Todos los arneses son aprovechados por una inmensa sabiduría del fuego para que el resultado sea siempre lo mismo: una cocción perfecta de la carne que será servida.

Toda casa argentina, que no sea un vil departamento confiscado por el administrador o el portero de turno, posee una parrilla: al fondo del terreno, al costado sobre la medianera, adentro en el garaje y a la vez quincho, o, con todo el orgullo del dueño de casa, como pieza arquitectónica de una sección bien definida, que es el quincho por antonomasia, el lugar donde se vive la mayor parte de la vida familiar, donde se comparten las visitas y los amigos, y por supuesto, los asados a lo grande.
 

El simple fogón
Hubo una vez un tiempo, en que la felicidad no era una cajita… Surgían los primeros puestos de chorizos por la costa marplatense y de otras costas argentinas. Improvisados y esperanzados muchachos, empleaban todo el ingenio para poner de pie sus puestos mediante unos pequeños ahorros, algo de crédito y mucho corazón. Los establecimientos no eran que digamos el símbolo de la prolijidad, ni del cumplimiento a tabla rasa de las ordenanzas municipales. Por eso el gusto era original, auténtico y nuevo. Los ‘choripaneros’ servían quemaditos chorizos en crujiente pan francés. Había que comerlos de parado y encorvados: pocos se salvaban de una gran mancha sobre la camisa a la altura de la pancita… o sobre los zapatitos nuevos; otros jugos se mezclaban en el enripiado piso con las colillas de los cigarrillos. “El Gringo”, “Fierrazo”, “El Fogonero”, eran los nombres de todas las noches, para comer una hamburguesa, un lomito o un choripán. En uno de estos templos a la grasita, había un fogón que no hacía el mínimo de humo, sin campana ni extractor, y lo voy a presentar.

Descripción:
En las primeras imágenes de la galería se muestran dos fogones con detalles constructivos adecuados para asar carnes y embutidos al aire libre. El tiraje hecho con un codo y caño cocido o de metal, con una prolongación (no figura en el dibujo) para extenderlo a manera de chimenea. Provee un direccionamiento del humo muy efectivo para que no salgan por las carnes. El largo del caño con que se suplementa hacia arriba la chimenea depende de la efectividad para eliminar en modo normal los humos. Generalmente un tramo de 2,50/3,00 metros cumple bien la tarea. Este fogón puede estar a nivel del suelo, pero es preferible construirlo sobre una plataforma de hormigón apoyada sobre dos paredes de mampostería y a una altura de unos 70 centímetros, justo para asar con comodidad. A los costados de la parrilla se puede levantar una hilera o dos de ladrillo o piedra, para proveer un cierto reparo por acción del viento a las carnes que se asan.
 

La simple parrilla
Ya tiene campana y rara vez pulmón, generalmente ubicada en espacios abiertos, con chimenea de poca altura. Económica en todo sentido, todavía el engrillado no tiene sistema de levantamiento para acercarlo más o menos a la braza. Es una parrillas que hace todo un endiablado humo al encenderla, por fin y solamente, cuando empiezan a quedar las brasas, se le puede uno acercar. Es el momento que el parrillero pone la carne, ¡menos mal! Recién cuando la parrilla se ubica en un espacio cerrado, se empieza a tener la necesidad del pulmón y del sistema levadizo. Pero siempre algunos humitos rebeldes vagarán por las cabriadas del quincho.

 



Descripción:
Esta parrilla siempre se emplaza en espacios abiertos con accesorios varios: pileta de lavar, armarios, pérgola, bancos o sillas y mesas o caballete y tablones. El humo, especialmente al comienzo de la combustión de la leña o carbón, sigue los caprichosos remolinos de aire que son propio de los patios encerrados. Es inconfundible para los vecinos esta puesta en marcha para hacer un asado.

Por el hecho de ser una parrilla simple y económica, generalmente el artefacto se compra hecho y listo para empotrar, con sistema de cadenilla para acercar o levantar el emparrillado. La chimenea es corta: sería un gasto enorme realizarla y hacerla salir a los cuatro vientos… Pero es así: después del fogón y antes de la soñada parrilla sin humo.

En la imagen correspondiente podemos notar los parámetros constructivos de la cámara o espacio donde se ubica y se fija la parrilla de hierro, el conducto de humo y el registro si es posible incorporarlo.

La cámara o sector de fuego se desarrolla desde una altura aproximada de 60 cm. con respecto al nivel de piso hasta 1,70 metro como máximo y con una profundidad de noventa 90 centímetros. Más allá del metro y setenta se continúa la mampostería unos 70 centímetros para formar parte de la campana que retendrá el humo sin que pase del otro lado. Desde esta distancia y encontrando el conducto del humo se formar el faldón inclinado que cerrará la campana. Para determinar la sección del conducto de humo se recomienda que su largo sea igual al largo de la parrilla y su ancho alrededor de un tercio de la profundidad de la misma.

El registro de humo, en general, falta en este tipo de parrillas simple, pero yo lo aconsejo, por regular el consumo de leña o carbón en su justo nivel de combustión. El registro no modifica la velocidad de ascenso de los humos, al menos que no está cerrado, porque depende de la diferencia de temperatura y presión atmosférica entre el plano del fuego y el borde externo de la chimenea. Una chapa de las dimensiones de la sección de cano de humo y atornillado a un eje con una extremidad adentrada a una pared lateral de la chimenea y la otra atravesando la pared opuesta con un brazo y traba para accionarlo. La unión entre la chapa y el eje metálico se hace asimétricamente de manera que el centro de gravedad del sistema esté desplazado para que el registro tienda siempre a cerrarse.

El sombreo de la chimenea puede hacerse con una chapa con cuatro patitas fijadas su borde, a una distancia de no menor de 15 centímetros del mismo, para evitar la introducción de agua de lluvia. Hay sistemas premoldeados de sombreros llamados “spiro” que optimizan el tiraje evitando y desviando siempre en lo alto, la entrada de remolinos de aire en condiciones de tiempo ventoso.

La parrilla en si misma, donde se disponen las carnes para asar, conviene que esté a una altura desde el piso de 80 a 90 centímetros, de acuerdo al asador principal de la casa. La profundidad del grillado se recomienda de unos 70 centímetros.

Siempre desplazando el centro de gravedad del lado de la boca de la parrilla, el plano de cocción debe inclinarse de 3º a 4 º o, con unos 5 centímetros de diferencia en el borde delantero con referencia a su plano horizontal. La separación de la pared posterior debe considerarse de 5 a 10 centímetros.

Estas dos últimas condiciones traen dos ventajas: la primera que la grasa que se derrite durante la cocción de las carnes pueda escurrir por las canaletas de los perfiles de la grilla y ser recogida en otra canaleta más anchas de chapa y conducida a un recipiente colgado en su extremo; la segunda que el plano de cocción inclinado y con un espacio libre detrás, avía los humos y lo canaliza por el conducto de la chimenea.

El plan de cocción o emparrillado se construye generalmente con perfiles a ángulo de 90º de 1 centímetro de ala y separados uno y medio. Otro emparrillado algo menos largo y construido de la misma forma se superpone al de abajo fijo de manera que la grasa nunca se cae al fuego, siempre viene recogida por las canaletas del emparrillado de abajo y el del arriba.

Una manera más simple es hacer el emparrillado con hierro sin tratamiento alguno de sección redonda de unos 5 milímetros. Sea con el sistema de perfiles a ángulo o de hierros redondos las parrillas a veces vienen enlosadas, acabado que proporciona facilidad para la limpieza, ¡pero el gusto de los asaditos no es igual…!

La dosificación de las brasas bajo el plan de cocción está en relación con la cantidad de carnes allí yacientes y a la altura que se da. Horas y horas dedicadas al arte de asar aconsejarán el justo equilibrio, en todo momento, del proceso de cocción del asado.


Comodidades y accesorios para el deleite de asar.
Es necesario e imprescindible, disponer de ciertas comodidades en apoyo de la parrilla: una mesa de trabajo donde preparar las carne, una pileta con agua corrientes fría y si es posible también caliente, armarios bajo mesada, o a parte, para los utensilios, la leña, el carbón, los platos, cubiertos, vasos, etc.
Una lámpara con brazo extensible para seguir con buena iluminación el desarrollo de la cocción de las carnes y su manejo. Se aplica más arriba de nuestros ojos y delante de ellos.

Una tabla de madera dura o semi dura de grandes dimensiones, por ejemplo de 60x90 por 3 centímetros de espesor, nos da la posibilidad de cortar todo tipo de carne, hasta grandes lechones, y servir trozos adecuados al comensal, a su hambre y al plato...

Sobra decir que el lugar no tiene que estar completamente cerrado, ni tampoco que haya una ventilación turbulenta que pueda causar un tratamiento muy especial al asado cubriéndolo de ceniza y carbonilla.

 

 


La parrilla perfecta

Avanzando en pretensiones y experiencia y con el soporte económico que a veces las circunstancias de la vida ofrecen, en fugaces u oportunos momentos, el amo asador realiza el sueño soñado: la gran parrilla. Él mostrará finalmente toda su sabiduría.

Esta parrilla tiene todo: sistema levadizo, grillas enlozadas intercambiables con hierros redondos, con módulos multifunción. Gran campana con eficaz pulmón y tiraje regulable, revestimiento interior de ladrillos refractarios, canasto de hierro para quemar las leñas, soplete de gas para encender las mismas, palas, palitas, atizadores de brasas, cepillos de metal para limpiar los hierros de las grillas, tenedores largos, cuchillos de buenas reputación, tablas para cortar y un mostrador de trabajo. Con este sueño realizado, cualquiera es asador… Pero no es así: les contaré a propósito, más adelante, de mi amigo José Carbón, más zapatero que asador. Es tan capaz que logra hacer de la carne, ¡duras suelas para zapatos! Y de los chorizos… ¡excrementos de ovejas!

Descripción:
Con la ansiada realización de esta esperada parrilla, hemos ya puesto la nariz en algún libro o pedido consejos a algunos expertos arquitectos, que los mismos luego piden consejos a experimentados hombres de la cazuela y confiar completamente en ellos.

La parrilla perfecta debe elevar todos los humos: aquellos de la primera combustión de la leña o carbón y aquellos pesados de la cocción de las carne, pues contiene partículas de grasa.

La chimenea debe elevarse por lo menos un metro y medio más de estructuras vecinas, sean ellas medianeras, árboles, tanques, etc.

Estas parrillas tienen buenas campana, pulmón para el retorno de corrientes de aire fría descendiente, tiraje regulable, salida elevada de humos, revestimiento total, en piso y paredes, de ladrillos refractarios, sistema levadizo con coronas y piñón, manivela exterior tipo volante. Y también si el largo lo permite, un espacio donde se emplaza un canasto para colocar la leña con hierros bien alejados, para que a un cierto punto la brasa encendida caiga en el piso y desde aquí se la coloca debajo del engrillado de la parrilla de una manera estratégica que luego explicaré.

La parrilla de mi amigo José Carbón, también tiene un soplete alimentado a gas, con el cual enciende el carbón del canasto, evitando como debe ser, cualquier elemento nocivo como kerosén, agente químico, diarios, etc.

La parrilla en sí, se compone de varios módulos intercambiables esmaltados para ser empleados con las exigencias del caso.

La parte exterior condice con el ambiente: hermosos y refinados revestimientos en madera son aplicados con mucho cuidado; peltres, utensilios de cocina en cobre, cuelgan de la pared para dorar aún más el sueño del hombre asador.

 

 

Las grandes parrillas comerciales

Estas parrillas son de grandes dimensiones. Tienen que cocinar ingentes cantidades de vacíos, matambres, bifes de chorizos, pollos, riñoncitos, mollejas, matambritos y costillas de cerdo, chorizos, morcillas.

El emparrillado, impecablemente limpio, es alimentado con brasas que se forman a parte, generalmente en un espacio lindando con la pared derecha de la parrilla. Evidentemente, por ser un artefacto comercial y estructurado con el negocio en un espacio casi siempre cerrado, no debe despedir el mínimo de humo hacia los elegantes comensales.

Ya el tiraje natural no basta. Se emplean grandes y robustas chimenea de chapa galvanizada, con filtros y potentes forzadores eléctricos, para que el humo, lo más limpio posible de grasa, no sea esparcido por los ambientes de los infortunados residentes del condominio contiguo.

En lo comercial, se evita a veces el asar con leña o carbón. Prolijas parrillas alimentadas con gas natural cumplen la misma función, pero… el sabor ciertamente es otro.

 

 

 

Los asadores comerciales

La vista de un costillar al asador quemando la última grasita, adquiriendo el dorado definitivo (sin pasarse al negro…) es algo que al argentino le despierta el sentido de la última papila gustativa, le rizan los pelitos de la cavidad nasal, le conectan las neuronas de su cerebro par que todo, en un impulso incontenible, lo hacen suspirar y afilar su reservado cuchillo. En varios establecimientos de las ciudades argentina, se ofrece el espectáculo mencionado.

Ya no hay que transferirse en plena campiña para saborear un buen asado al asador. Los pequeños recintos, cerrados con vidrio templados y a la vista de los transeúntes y comensales, se componen de un fogón central, una parrilla circular alrededor del mismo y asadores de cruz oportunamente fijados e inclinados hacia  los troncos de quebracho en  llamas y brasas.

 

Los asadores improvisados

Sobre tierra o sobre chapa un fuego saliendo de la primera y tóxica combustión consumiéndose despacho, suministra calor y sabor a cualquier pedazo de carne colgado a un improvisado hierro a modo de cruz o sobre una parrillita de cuatro patas. En cualquier lugar: una obra en construcción, bajo la sombra de un gran árbol, pero lejos de su pie..., a la orilla de un desconocido riachuelo. Y finalmente con lo que atan todo los argentinos: con el alambre.

 

 

 

 

 

Las parrillas transportables

Este tipo de parrillas siempre están lista para ser desplegada en todo momento y en todo lugar. Se llevan como parte de los accesorios del auto, en su baúl, con una bolsa de carbón por las dudas.

 

La parrilla carrito

Parece un artefacto genial: puede ser desmontable, generalmente no. Tiene cuatro patas con ruedas, piso de chapa para hacer fuego y brasas, parrilla regulable, palita, atizador, protector de viento, tabla para cortar a un costado. Otras se transformar en horno, ¡qué más! Después de los primeros usos, su endeble estructura empieza a ceder, no se sabe nunca donde ponerla: termina arrumbada y oxidada bajo el rocío de todas las noches. Hacerle albergar unas macetas, livianas, todavía pueden salvar la onerosa inversión de este inútil aparatito.

 

El tanque parrilla: genial.

Hace mucho tiempo que se utilizan los tanques vacíos que contenían lubrificantes con capacidad de unos doscientos litros. Se parten en dos partes, la parte de abajo sirve para albergar el fuego y una parrilla cubre toda su superficie; la otra parte abisagrada por la parte trasera a la de abajo, sirve de tapa, con una pequeña salida de humo de 12x12 centímetros. Se cierra cuando se quiere acortar el tiempo de cocción o para que el sistema haga la función de horno. Está acomodada o empotrada sobre un caballete de hierro con ruedas o sin ellas. Este carrito, tan eficiente para asar, especialmente chorizos, es utilizado en la venta ambulante del choripán. Entonces ha nacido en varios lugares de la Argentina, en Balcarce por ejemplo, una nueva industria, donde estos artefactos adquieren aspecto de piezas industrializadas, bien hechos, bien concebidos: poseen hasta enganches para ser trasladado en el lugar de 'trabajo' como un trailer cualquiera.

En la Patagonia, los obreros del petróleo se jactan de haberle dado el nombre de chulengo por parecerse a la cría del guanaco en su primer año de vida. También su construcción (inevitable...) para lograr y disfrutar de un asado a en los fríos y fuertes vientos de la zona.

Con más detalles y 'patagónicamente' hablando,

una explicación de Roque Araqué, Esquel, Chubut.

 

Tradición petrolera

En África los barriles de petróleo son utilizados, entre otras cosas, como elaborados instrumentos musicales de percusión; facetando sus tapas y trabajando lumbreras logran sonidos espectaculares, algunos similares a órganos o xilófonos con infinitos armónicos que en conjunto forman verdaderas sinfónicas. En los años setenta hubo una orquesta que recorrió el mundo maravillando el público con los sonidos extraídos de esos tambores metálicos llamados familiarmente en el ambiente petrolero: “barriles“.

En nuestra Patagonia, coincidiendo con estos preceptos petro-culturales, pero sin la influencia norteamericana, tan popular en aquellos años y que invadiera a modo de ejemplo de vida al “tercer mundo”; los tambores de acero fueron utilizados en una aplicación mucho mas visceral, por no decir gastronómica. Como se sabe las condiciones climáticas en el sur son rudas y cambiantes, en especial en los campos petroleros, dice un viejo precepto que la primer condición para que haya petróleo tiene que ser un lugar de horrible (cámbiese horrible por mier…) si no, hacer memoria: desiertos infames de Asia o África, selvas tropicales infectadas de alimañas, mares violentos, regiones heladas, etc. etc..

Coincidentes con estos criterios, aquí en nuestra tierra, se generó la urgente necesidad de solucionar el serio problema de hacer los tradicionales asados entre los turnos de trabajo; con vientos, nieve o lluvia, no es raro que se presenten las cuatro estaciones en un solo día.

En las locaciones donde se montan los equipos de perforación abundan los tambores, cortando éstos al través para ubicar la parrilla en su interior y agregando goznes para poder maniobrar con facilidad la parte superior, como si fuera un baúl de fondo cóncavo, ofrecieron una solución sumamente práctica para esos menesteres, protegiendo del clima externo el exquisito manjar argentino de carne asada a las brasas; que en el caso de estar en Patagonia la mayoría de las veces es de cordero o capón de ovino; con algunas ventajas adicionales, como por ejemplo: la seguridad de no dispersar chispas al peligroso ambiente de trabajo, la baja disipación del calor obtenido de la escasa leña que se consigue en los desolados campos. Luego se fue perfeccionando agregándole cuatro patas para darle estabilidad y una chimenea con sombrerete para evacuar el humo, entre otras mejoras.

Durante los desmontajes de los equipos de perforación, este asador permanecía hasta último momento en la locación, ya que era utilizado para las viandas durante las tareas de desarmado. Su silueta solitaria contrastaba, oscura, en el casi perfecto plano del horizonte (en general durante las horas del ocaso o el amanecer), parecía la cría del guanaco, llamada popularmente “Chulengo” popular habitante de la meseta patagónica, de allí adoptó el apodo.

Ahora ya no son los mismos tiempos de entonces, los tecnicismos de seguridad, ART y otros modernismos no permiten generar calor por medio de llamas, por lo tanto hoy las meriendas son escuálidos sándwiches con desabridos jugos de frutas exóticas o en el mejor de los casos una comida recalentada y excesivamente condimentada que hace delicias de grasas indigestas.

Pero por la utilidad de este aparato, los trabajadores del petróleo lo llevaron a sus hogares y es muy común ver en el fondo de los patios el clásico chulengo listo para prestar servicio, a veces construido con tanques o cilindros de metal mas fuerte que la chapa de un tambor, para darle mas durabilidad.

Es así que, como en un extraño rito religioso, el jefe de familia se coloca amplio y cómodo mameluco, los toscos guantes de cuero y se prepara para encender el fuego en su oscuro interior, con maderas extranjeras obtenidas de algún embalaje de pesados repuestos. Tal vez recordando aquellos días aciagos de sufridas jornadas laborales, donde la noche es sorprendida por las luces del alba y la fatiga se combate con el buen humor de aquel breve entretiempo, que disfrutaba con indescriptible delicia ese churrasco comido sobre el pan a modo de plato, abundantemente sazonado con salmuera de agua, sal y ajo, el silencio de ése instante era solamente tapado por el chiflete del viento o el ronroneo de los motores.

Con lo descrito, la conclusión es que según sea la necesidad es la aplicación, con los barriles; en África, el cometido es nutrirse con música de extraña inspiración primer mundista para goce de cholulos, y en Patagonia es alimentarse como Dios manda para satisfacer criollos y concretos placeres.

Roque, Esquel.

 


 

El tutor: artefacto para asar una vaquillona entera con cuero

El tutor es un enrejado construido con un enmarcado principal de fuertes perfiles o caños de hierro. La parte interior está tramada con hierros, caños o perfiles de menor resistencia. Las dimensiones generalmente debe corresponder al tamaño de la vaquillona que allí se va a estaquear: podemos considerarlas de unos 2,50 por 2,80 metros. La vaquillona, entera y con su cuero, abierta por el espinazo previamente marcado, con el cuero hacia arriba, viene fijada mediante robustos ganchos y ataduras de alambre galvanizado al esqueleto del tutor. Detrás del enrejado las partes interiores, como los costillares, mirarán el fogón ardiendo. Todo el sistema está suspendido en dos punto extremo de la parte de arriba del armazón mediante sogas y roldanas para levantar en un primer momento el tutor con la vaquillona y luego, para acercarla o alejarla del calor. Son necesarias también unas cuantas chapas acanaladas y galvanizadas para proteger del viento el área de fuego y cocción. Dos de ellas se aplican detrás del cuero, para reflejar el calor y cocinar muy despacio de afuera para adentro la gran pieza. Este asado empieza a prepararse con mucha horas de anticipación... de doce a dieciocho horas. Si se calcula servir la carne un domingo alrededor de la una y media de la tarde, ya a las 9 de la noche del sábado se empiezan los preparativos, a las diez levantar la pieza y encender el fuego. Los hombre que cuidan y abastecen el fuego son varios y amenizan sus horas de trabajo con cuentos y vinos helados. No se aterre si al medio día siguiente los notas acalorados, rubicundos y demasiado alegres. Por inducidas experiencias, yo opino que una cocción perfecta debe durar alrededor de 18 horas: se borra de esta manera el descrédito que tiene este tipo de carne asada, el de considerarla hervida. La parte más difícil es ahora desprender la vaquillona perfectamente dorada de su tutor, cortarla en partes y luego reducir en trozos para servir en platos de manos petulantes alrededor de una gran mesa o tablón armado para tal menester.

Fotos de Internet: agradezco a los autores

 

 

La parrilla en un departamento

Hablaré de un departamento común y corriente. De estas células arquitectónicas desarrolladas desde los año '50 en todas las ciudades de Argentina, al menos. Unidades habitacionales en las cuales muy pocas veces ha sido prevista la habitabilidad.... Un comedor o living para toda actividad, un baño estremecido en donde hay que ser un contorsionista para moverse, dormitorios de 2,90x2,90, una cocina elemental, chica, asfixiada. En este último y pequeño reducto, sin una eficaz extracción de aire o olores, el morador se ve muy limitado en ejercer las tareas de cocinero. Un bife a la plancha puede costarle las quejas de sus vecino de izquierda, de derecha, de arriba y tal vez de abajo.

¿Entonces? La casualidad nos viene al encuentro. Pese a los constructores y a los ideólogos de la "nouvelle maison", el único artefacto impuesto, la cocina, aun sea de la más económica, puede solucionar la humareda y el inoportuno mal o buen olor que desencadena una carne asada. Sí, porque nosotros no nos queremos privar de un asadito familiar un domingo al medio día, lluvioso, frío o triste, o, solamente porque no nos da las ganas. En el artefacto cocina hay un lugar abajo del horno completamente olvidado, pues es el lugar más indicado para hacer un asadito, unos chorizos, achuras, perfectamente y con las mismas virtudes de una parrilla de quincho. Le faltará el sabor que da la brasa, pero, estoy seguro que no lo va a notar.

Saque todos los cachivaches que ha guardado en el mencionado espacio y encienda el mechero del horno, algo más del mínimo (también ahorrará gas). Arme la fuente con la respectiva parilla que le encaja perfectamente arriba. Échele un vaso de agua y extienda el trozo de carne que quiere asar, o los chorizos, o las achuras. Vigile a cada tanto para que la cocción siga el andamiento del dorado, de vuelta, siga asando y dorando. Importante, no deje la fuente sin agua, agregue cuando nota que queda poca. ¡El milagro se ha cumplido! Ni humo, ni olor. Un asadito crocante, dorado, cocinado, jugoso, el mejor que usted podía imaginar...

 

 

Las parrillas en el contexto arquitectónico de una vivienda

Las parrillas no son solamente un artefacto para cocinar carnes. También valorizan, personalizan y decoran espacios de nuestra propia vivienda haciéndola más acogedora, más familiar. Casi siempre para el 'dux' de la familia, es el único espacio que se le permite pisar y moverse. Y él, allí, sienta la base de su vida casera, libre de los reproches de las varias 'brujas' que comparten con él el mismo techo.

Próximamente en las imagines de la galería de fotos puede constatar la calidez de los ambientes con una oportuna parrilla.

 

Las parrillas exógenas...

Mi amigo Walt de Las Vegas (estoy seguro que va a ser un buen amigo) me hace llegar la imagen de la Moto-parrilla. Pertenece a un amigo de él de California que la lleva siempre (o la parrilla lo lleva) y se destaca por buen asador.

 

Fernando Ferrari, desde Italia ha enviado la foto de un 'girarrosto' con una fuerza bárbara...

 

 

Parrilla Volk (Del muro de Eduardo Molina USA)

 

 

De Rusia con parrilla todo terreno

apta para astronautas argentinos

 

 

 

 

El asador circular de Jesús Alejandro,

de Apodaca, N.L. México

Un asador simplemente genial: trasladable, regulable, fácil para instalar en cualquier lugar.

 

 

 

Vea el fondo de una 'buena' casa marplatense: Todo para el jefe de familia que le gusta asar o cocinar.

Pasee por los Sitios de La Cocina de Pasqualino Marchese

Principal ] Arriba ]

Enviar correo a  Contacto  con preguntas o comentarios citando lugar de residencia.
Copyright ©2012  La Cocina de Pasqualino Marchese

Última modificación: 21 de junio de 2014